fbpx
Energía fotovoltaica

Tipos de paneles solares: ¿cuántos encontramos?

Publicado el 

Categoría: Energía fotovoltaica
Índice de contenidos

Los diferentes tipos de paneles solares reciben la radiación del sol y la transforman en energía utilizable por las personas.

Podemos distinguir tres tipos de paneles solares fotovoltaicos, térmicos (también llamados «captadores solares térmicos»), e híbridos.

¿En qué se parecen y en qué se diferencian los diferentes tipos de paneles solares?

Básicamente, todos los tipos de paneles solares utilizan los rayos del sol para generar energía, aunque algunos producen electricidad (placas fotovoltaicas), otros energía térmica (placas solares térmicas) y otros calor y electricidad (placas híbridas).

A continuación explicamos más sobre las características de cada uno de ellos.

Paneles solares fotovoltaicos

Los paneles solares fotovoltaicos transforman la energía del Sol en electricidad, y son una excelente alternativa para cubrir las demandas energéticas en iluminación, electrodomésticos o climatización en la vivienda.

Los paneles fotovoltaicos se fabrican con células fotovoltaicas (o celdas solares) de silicio. Cuando los fotones de la luz impactan sobre ellos, se liberan electrones y, como consecuencia, se genera una corriente eléctrica.

En el mercado encontramos tres tipos de paneles solares fotovoltaicos:

Monocristalinos

Son los que tienen un mayor rendimiento y también los más estables y rentables a lo largo del tiempo.

Policristalinos

Se fabrican a partir de silicio metalúrgico mediante procesos de solidificación menos exhaustivos. Suelen distinguirse por su color, más azulado e irregular. En términos de funcionalidad, son menos eficientes, pero su coste también es más bajo.

Flexibles

Dentro de los paneles fotovoltaicos hay un tercer grupo, los «paneles flexibles» o células amorfas.
Este tipo de paneles solares son fijados a plásticos, tejidos o vidrios para abaratar su fabricación, y permiten la elaboración de células fotovoltaicas flexibles, menos espesas, y que pueden integrarse totalmente en los tejados.

Pese a este beneficio inicial, como su eficiencia es baja en comparación con los paneles monocristalinos, los paneles flexibles únicamente se usan, a gran escala y, normalmente, en instalaciones industriales.

Paneles solares térmicos

Los paneles solares térmicos, también llamados colectores solares, captan la radiación solar y la transforman en energía térmica.

Este tipo de paneles solares suelen emplearse para calentar el agua para uso sanitario, climatizar piscinas o producir vapor de manera doméstica o industrial.

Dentro de los tipos de paneles solares térmicos, distinguimos entre:

  • Colectores solares de baja temperatura. También llamados «captadores solares planos no protegidos». Consiguen llegar hasta los 50 °C, y se utilizan para calentar el agua para uso sanitario y calefacción.
  • Colectores solares de media temperatura. Son similares a los anteriores, pero incorporan una envoltura transparente que sirve de protección y que, además, evita que el panel pierda calor. Gracias a ello, estos paneles solares térmicos pueden alcanzar 90 °C.
  • Colectores solares de alta temperatura. Este tipo de colectores se fabrican para producir grandes cantidades de vapor que, después, se emplean para mover turbinas y generar energía eléctrica. Además de la capa de protección de los colectores de media temperatura, incorporan una cubierta «extra» y un convertidor, y pueden alcanzar los 150 °C.

Paneles solares híbridos

Según señala la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), generalmente se trata de paneles fotovoltaicos a los que se les añade en la cara posterior un circuito de fluido, que absorbe calor del panel. De esta forma, se consigue la doble función de generar electricidad y calor de manera simultánea. Es por ello que se consideran un tipo de paneles solares muy versátiles.

Una de las principales ventajas de los paneles solares híbridos es que aprovechan mejor la energía lumínica, especialmente en grandes superficies. Por eso, se consideran una opción interesante en lugares y proyectos donde la demanda de energía es alta y el espacio limitado, como pueden ser residencias, hospitales, piscinas climatizadas, urbanizaciones de viviendas, etc.

Instalar paneles solares es una inversión segura. Además de producir energía limpia y renovable, ahorrarás dinero en tu factura y aumentarás el valor de tu vivienda o negocio. Pero, ¿qué tipo de paneles solares te interesan más?

Encuentra la respuesta a esta pregunta en My Green House. Somos expertos en energía solar fotovoltaica y diseñamos instalaciones de autoconsumo para particulares y empresas. Contacta con nosotros, dinos cuál es tu idea y solicita información sin compromiso.

 

Solicita tu

estudio fotovoltaico online

y benefíciate de descuentos exclusivos

más artículos

Otros
artículos

¿Estás pensando en instalar placas solares en tu vivienda? Para ello, es necesario que tu cubierta o fachada cumplan algunos requisitos estructurales y de orientación, y realizar una serie de trámites administrativos para su legalización.
El ahorro en fotovoltaica es posible. Instalar placas solares tiene muchas ventajas, siendo una de las más importantes, y que en estos tiempos cobra especial relevancia, el ahorro. Con una instalación de autoconsumo con placas fotovoltaicas puedes reducir hasta un 50% tu factura de la luz. Además, existen ayudas para placas solares regionales y locales que hacen que la inversión inicial en el sistema se amortice mucho antes.

suscríbete

Infórmate

Suscríbete y mantente al día sobre las tendencias del sector, las últimas ofertas y todos los consejos de la mano de expertos.

Toda la información y novedades sobre la energía solar en nuestra newsletter